Share this on:
 E-mail
9
VIEWS
0
COMMENTS
 
SHARES
About this iReport
  • Not vetted for CNN

  • Click to view MarkusSAL's profile
    Posted April 11, 2012 by
    MarkusSAL
    Assignment
    Assignment
    This iReport is part of an assignment:
    Planeta CNN

    More from MarkusSAL

    Francia enfrenta la polarización electoral

     
    Markus Cruz -
    IReport
    Paris - Francia
    Migración, economía e integración son los grandes temas que dividen la intención del voto entre la población gala

    Dicen que los franceses opinan con la parte izquierda de su cerebro y votan siempre con la mano derecha. Sin embargo, a menos de dos semanas de la primera vuelta de las elecciones generales francesas, los galos tienen en sus manos la posibilidad de detener la oleada de gobiernos de derecha que han subido al poder presidencial desde que la crisis económica impactó a una Europa en serios problemas.

    Nicolas Sarkozy, polémico aún entre sus correligionarios, es un hombre con amplia sagacidad política. Ya lo demostró hace algunos años cuando derrotó a la socialista Segoléne Royal, en una contienda donde no sólo supo adueñarse del discurso nacional de derecha francés, sino que incluso arrasó en los centristas independientes. Su plataforma económica pragmática, centrada en la competitividad y la mejora de la productividad, cautivó a un sector de la clase media que percibe a una Francia en un tobogán de pérdida de atractivo en el mercado internacional.

    En esta ocasión, Sarkozy no la tiene fácil. Por un lado, el hijo de inmigrantes se enfrenta a dos desafíos que son complicados: el Frente Nacional, el partido de derecha nacionalista, ha logrado atraer el voto antimigrante y antieuropeo, lo que coloca a su candidata, Marine Le Pen, en una línea de voto cercana a 15 por ciento; y la crisis europea que ha golpeado su Gobierno, al punto de ser percibido como un presidente con poco poder de oposición a los designios de la canciller alemana, Angela Merkel.

    Las crisis económicas, en muchas ocasiones, vienen acompañadas de aumento en la discriminación y el discurso populista que identifica en los migrantes una causa de la maltrecha situación económica. Marine le Pen, hija del histórico líder de la ultraderecha francesa Jean Marie, ha sabido aprovechar este descontento, robándole a Sarkozy la posibilidad de atraer al electorado nacionalista de derechas. Las encuestas ponen a Marine en una intención de voto que oscila entre 14 y 18% y en tercera o cuarta posición dependiendo de las casa de estudios de opinión. Alcanzar la segunda vuelta sería una victoria moral para la ultraderecha francesa, que ya alcanzó balotaje en la elección en 2002 ante Jacques Chirac.

    Los socialistas están arriba en todas las encuestas en caso de que existiera una segunda ronda, sin embargo si la primera vuelta fuera hoy, Sarkozy y el socialista François Hollande se encuentran en empate técnico, en una intención de voto cercana a 30 por ciento. Hollande, del que se ha destacado más su falta de carisma que su poder de atracción, ha sido inteligente en construir su narrativa en una relación distante, aunque sólida con Europa. “El regreso de la socialdemocracia a Europa” versa la propaganda de Hollande. Por un lado señala que “se necesita más Europa” y, por el otro lado, denuncia la mala elaboración de los acuerdos cocinados por el Partido Popular Europeo para salir de la crisis. Muy en tono con la tradición gaullista, los socialistas tienen una relación ambigua con la Unión Europea.

    La elección también presenta un sinnúmero de candidatos producto de la dispersión de preferencias en una época de dificultades económicas y en donde pareciera que el poder francés en Europa desciende vertiginosamente. La antítesis de la ultraderechista Le Pen, la encontramos en la candidatura de Jean-Luc Mélenchon, representando al Frente de Izquierda, un partido que une a distintas facciones de la izquierda más radical de Francia, siendo los comunistas el grupo mayoritario. Según la encuestadora Ipsos, su intención de voto supera 14%, poniéndose muy cerca de Le Pen. No es difícil identificar en esta popularidad de los partidos ultras, una crítica a la falta de resultados de los partidos más representativos de la derecha y la izquierda francesa, la Unión por un Movimiento Popular (UMP) y el Partido Socialista.

    What do you think of this story?

    Select one of the options below. Your feedback will help tell CNN producers what to do with this iReport. If you'd like, you can explain your choice in the comments below.
    Be and editor! Choose an option below:
      Awesome! Put this on TV! Almost! Needs work. This submission violates iReport's community guidelines.

    Comments

    Log in to comment

    iReport welcomes a lively discussion, so comments on iReports are not pre-screened before they post. See the iReport community guidelines for details about content that is not welcome on iReport.

    Add your Story Add your Story